miércoles 21/10/20

El pequeño Nicolás vuelve al banquillo

EL pequeño Nicolás, un auténtico mito en el arte del selfi –si pasase a papel todos sus autorretratos con famosos, la deforestación de la Amazonía alcanzaría una velocidad supersónica– está pirado, o, al menos, eso parece. Entró en pánico cuando el CNI le plantó una demanda por injurias y calumnias y su abogada trató de librarlo del problema alegando que es inimputable porque está jamado. La letrada utilizó el lenguaje forense y afirmó que sufre “alteraciones psíquicas”, que venche sendo o mesmo. Los psiquiatras forenses determinaron que sufre un trastorno de personalidad en el que destacan los rasgos narcisistas e inmaduros, que alteran su voluntad. Con esas conclusiones quedó libre de la cárcel, pero ahora se le viene encima otro juicio por fingir que era intermediario del Gobierno. Como se le haya pasado la tolería, quizá sí que vaya a la trena. El tránsito de pequeño Nicolás a mayor Nicolás entre tanto patibulario patilludo y tatuado iba a ser duro, porque allí sería un “caramelito”. FOTO: el pequeño nicolás | aec

Comentarios