domingo 17/1/21

Otra rareza en la rara vida de Becker

A Boris Becker, exnúmero uno mundial del tenis, le han pasado muchas cosas raras en la vida. Le iba la marcha y su mujer lo pagaba con unas protuberancias en la frente que cada vez crecían más. Un día dio un impulso a esos cuernos con una modelo rusa con la que mantuvo sexo oral. Ella depositó el semen en un tubito, se lo inseminaron y al cabo de nueve meses pasó lo que pasó. ¿Raro, eh? Lo de su mansión en Mallorca tampoco es muy normal. Un jipi, alemán como él, la ha okupado, ya que es el jefe del comando intergaláctico de socorro y salvamento y quiere ayudar a la casa a tener una nueva vida. Como para no flipar con la vida que le ha tocado. FOTO: boris becker | efe

Comentarios