• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Otra animalada made in Filipinas

SI el mayor compromiso en el que se puede ver un coruñés es de tener que elegir entre entrar en A Coruña de noche o en el cielo de día, el de un filipino es el de escoger entre un presidente salvaje y un país con muchas mujeres guapas. Rodrigo Duterte, que es quien manda en el archipiélago, está cada vez más embrutecido. Solo hay que ver lo que opina del aumento de las violaciones en Davao, su ciudad natal. “Si hay muchas mujeres bonitas, habrá muchas violaciones”, afirmó, a lo que alguien respondió: “La belleza no es la causa de las violaciones, sino los violadores”. Duterte aún está tratando de asimilar lo que significa la contestación. FOTO: rodrigo duterte | efe