• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Una orden con escaso cumplimiento

XULIO Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, no tiene el carné del PSOE. Lo tuvo del Beneguai y lo tiene de la Marea, nasía pa’ganá, como tiene también del Deportivo y de identidad, pero los dos últimos no cuentan. Sin embargo, puede que en solo unos días sea nombrado militante socialista de honor, pues a la vista del cariz que tomaba la polémica sobre la condonación de la deuda por la obra de Langosteira se ha apurado a reclamar que no se utilice la cuestión para atacar a Pedro “La sonrisa” Sánchez. Su jefe –el de Ferreiro, ¡eh!, no el de Sánchez–, el vicepresidente de hecho, Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias, seguro que ha sido el primero en agradecérselo. El llamamiento no ha tenido mucho éxito entre la xente do común, pues Xiao Varela, responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando–, ya ha reclamado al PSOE coruñés que tome la iniciativa en el perdón de los 200 millones. O es un desobediente o piensa que los socialistas de por aquí no tienen nada que ver con Sánchez, que todo es posible; porque entre los mareantes divergencia no hay. FOTO: varela camina un paso por detrás de ferreiro | aec