lunes 26/10/20

Aquellos que nunca dejaron de estar detrás de todo

mientras en el banquillo del Tribunal Supremo se sientan los que pasan por ser los ideólogos del intento de golpe de estado del 1-O (hay otros que están fugados, pero ya les tocará, tarde o temprano, su turno), las Fuerzas de Seguridad del Estado continúan con sus indagaciones sobre lo acontecido en aquellos días y, los resultados no dejan de ser sorprendentes. Estas pesquisas apuntan ahora a Artur Mas, que acaba de hacer efectivo el pago de los 90.000 euros de multa que le impusieron por su participación en los sucesos del 9-N. Pues ahora parece que también se hace evidente que el expresident pudo haber negociado con una empresa tecnológica, concretamente T-Systems, para que esta diera cobertura informática al escrutinio del referéndum que nunca fue. Incluso Mas llegó a encargar a esa misma firma el desarrollo de la aplicación informática “registro de Catalanes en el Exterior”, para que estos ciudadanos pudieran participar en el 9-N. Una plataforma a la que luego recurrió Carles Puigdemont para hacer lo propio el 1-O tras someterla a algunas modificaciones.

Comentarios