miércoles 20/1/21

Muchas dudas y muy pocas certezas

Pues al final ya sabemos que no sabemos nada. Es decir, que sabemos que algún día saldremos de nuestras casas, que los bares reabrirán, que podremos volver a ir al cine o a misa y hasta que podremos irnos de visita a la provincia de al lado. El problema es que no sabemos cuándo sucederá esto, ya que Pedro Sánchez nos aclaró que todo dependerá de cómo avance la pandemia en nuestro entorno y poco menos que llamó tontos del haba a esos gobiernos llenos de visionarios que son capaces de fijar fechas concretas para eso que han dado en llamar desescalada, como si estuviéramos bajando del mismísimo Everest. Al menos conocemos la fecha límite en la que podremos recuperar nuestra libertad y que según Sánchez (ojo, si todo va bien y no hay repuntes o recaídas en el contagio), sería el 22 de junio. Es decir que nos quedan cerca de dos meses más de esta anormal normalidad en la que nos ha metido un virus del que apenas sabemos nada. Eso sí, lo que más o menos tenemos todos claro es que llegar al establecimiento de estas cuatro fases tuvo que ser complicadísimo, sobre todo teniendo en cuenta el tiempo que se tomó el Consejo de Ministros para fijar este inexistente calendario. FOTO: Un consejo de ministros casi virtual fue el encargado de fijar las distintas fases | efe

Comentarios