domingo 25/10/20

Una ministra y casi un conflicto diplomático

tiene que ser muy complicado tomar decisiones en una situación como la que estamos viviendo. Los gobiernos de todo el planeta se enfrentan cada día a situaciones absolutamente nuevas, que jamás se habían vivido y, por ello, tiene cierta lógica que se cometan errores. Sin embargo, del error a la improvisación va ese largo trecho que el Ejecutivo de Pedro Sánchez recorre un día sí y otro también sin el más mínimo pudor. El último ejemplo (al menos a la hora de escribir estas líneas, a estas alturas ya puede haber otros dos o tres) es el caos que la ministra de Industria, Reyes Maroto, provocó al anunciar la apertura de fronteras con Portugal el próximo día 22. En el país vecino pusieron el grito en el cielo porque ellos no sabían nada y, al final, como siempre sucede, corrección a la ministra y vuelta al plan primigenio: las fronteras se abrirán el 1 de julio, como estaba previsto y como siempre se dijo. FOTO: Reyes Maroto, ministra de industria | aec

Comentarios