domingo 25/10/20

Los mimos 4.0 ya están a la puerta

ES difícil saber qué es un mimo: un payaso que se ha escapado del circo, una estatua que está en la calle, un actor... hasta puede ser alguien que crea momentos de felicidad. En el fondo da igual, porque se están aburguesando. Los artistas callejeros de Londres ya no pasan el platillo después de una actuación, ahora cobran con datáfono e incluso mediante aplicaciones telefónicas. Nada de unas monedas, que además cada vez menos gente las lleva en el bolsillo. Cuando llegue aquí la moda va a ser divertido ver a un perroflauta lanzando al aire el diábolo y sacando después de una mochilla cochambrosa la reluciente terminal informática. FOTO: un mimo en la calle real | aec

Comentarios