lunes 3/8/20

El más difícil todavía de una mujer circense

BÁRBARA Rey es ya una señora muy mayor. El bisturí hace milagros, pero nadie pensaría que Ana Obregón está a punto de licenciarse en la Universidad o que Sara Montiel murió unos días antes de hacer la Primera Comunión. Pues por lo mismo nadie se imaginaría a Bárbara Rey participando en un baile de debutantes. A ella, sin embargo, le gusta ir de bollito y apuntarse a cuanta causa perdida se pone de moda. Ahora le da por hacerse la Brigitte Bardot –otra que tampoco va a diario a la guardería– y erigirse en defensora de los animales. Ella que se pasó media vida junto a un domador del circo y a la que también relacionaron con un afamado cazador resulta que es una amante del plexiglás... Seguro que las próximas navidades les pide a los Reyes un oso de peluche.

Comentarios