domingo 29/11/20

La Marea se planta ante las fiestas de los barrios

NO le van bien las cosas a la Marea, nasía pa’ganá, con los barrios; realmente no le van bien ni con los barrios, ni con el centro, ni con ningún punto de la ciudad. El idilio que en otros tiempos mantuvo con Monte Alto ha degenerado hasta convertirse en una muestra perpetua de resquemor. Y para amolar nada mejor que unas obras, que empiezan por un extremo del barrio sin que hayan acabado las que se ejecutan por la otra punta. Y entre medias las fiestas, que no se celebrarán, porque el Gobierno local no estaba dispuesto a cumplir lo que había prometido. En A Falperra sucede exactamente lo mismo. El compromiso municipal se lo llevó el viento y menuda fuerza debía de tener el viento, porque la oferta quedó reducida a un palco de la música, un equipo de sonido y una orquesta. O sea, otra zona en la que las fiestas están a punto de volar. El Día de la Familia parece por ahora a salvo, pero también con problemas, puesto que la ayuda económica que iba a librar María Pita –correspondiente a 2016– no llegará como muy pronto hasta octubre... Veremos qué pasa con las del Rosario, pero puede ser terrible. FOTO: fiestas del rosario del año pasado | aec

Comentarios