Las razones del silencio

PEDRO “La sonrisa” Sánchez lleva una temporadita medio agochado, raro en él sabiendo lo que le gusta chupar cámara. Sin embargo, los estudiosos del sanchismo, que también los hay, puesto que cada uno es muy libre de perder el tiempo en las tonterías que le dé la gana, han dado con el motivo de su retiro: las pensiones. El recuncante secretario general del PSOE pensó que había encontrado en ellas el ariete perfecto para golpear al Gobierno, pero alguien le recordó que le podía salir el tiro por la culata y él, hombre de paz, ha preferido disimular un poco. ¿Por qué? Por una razón muy simple: en 2010 votó a favor de la única congelación de las pensiones aprobada en el Congreso e ideada por el que entonces era su jefe, ZP. Por si era poco, ahora ha salido a la luz que tiene un plan de pensiones privado por valor de 100.000 euros. Más o menos el importe del petito que junta cualquier español, y ya no digamos si es un trabajador. Lógico, por lo tanto, que esté calladito y bien calladito.