viernes 4/12/20

Lo imprevisible de un diluvio que fue épico

es posible que haya quien crea que el alcalde coruñés, Xulio Ferreiro, es una especie de chamán, capaz de conjurar, en una misma danza, la sequía o la lluvia. Sin embargo, parece un poco excesivo que tras la brutal tromba de agua que cayó sobre la ciudad el pasado sábado, ya haya quien pida su cabeza por la falta de previsión. Es cierto que la red de alcantarillado no estaba en su mejor estado, pero también es verdad que a 30 de junio, no lo está ni en A Coruña ni en cualquier otra ciudad del planeta. Incluso, en su descargo, el regidor puede alegar que ni tan siquiera Meteogalicia, que tanto sabe de lluvias, soles y tormentas había anunciado una alerta por lluvias en la comarca herculina. Lo mejor, la rápida respuesta de los servicios de emergencia, que fueron capaces de atajar el caos que se podía haber producido. Su actuación y que, pese a la espectacularidad de las imágenes, nadie resultó herido. FOTO: A Coruña, convertida en Venecia | Quintana

Comentarios