miércoles 25/11/20

Hay unas porras que duelen y otras que no

tiene narices que el descerebrado de Torra haya ido ayer a rendir homenaje a las víctimas de la “violencia policial” el 1-O del pasado año y que, sin embargo, no se haya tomado la molestia de acudir a restañar las heridas de los violentos miembros de los Comités de Defensa de la República que sufrieron la “violencia policial” de los Mossos el pasado sábado. Y es que en su esquizofrenia, los nacionalistas consideran que cuando la Policía o la Guardia Civil utilizan la porra lo hacen con saña, por venganza y de modo salvaje y, cuando lo hacen los Mossos, su actuación no solo está justificada sino que, además, siempre utilizando la fuerza precisa para calmar los ánimos. El problema es que lo que sucedió en las calles de Barcelona el pasado domingo no es más que el adelanto de lo que se nos viene. El haber dejado actuar con total impunidad a los miembros de los CDR les ha dado ánimos como para adentrarse en la protesta violenta y el problema es que la cosa todavía irá a más. FOTO: Mossos enfrentándose a los CDR| aec

Comentarios