• Sábado, 18 de Agosto de 2018

A los hackers rusos les gusta la estelada

AL final va a ser verdad que la Marea, nasía pa’ganá, no creó cuentas falsas en Twitter cuando la red se inundó de mensajes escritos en cirílico del pelaje: #ConfiamosNaMarea” o “#ConfiamosNaMarea En Moscú se detuvo a una mujer que ordenó el asesinato de su madre”, y que eran rusos de verdad los que enviaban los tuits. Ya hubo sospechas de la existencia de un ejército de hackers al servicio del Kremlin cuando las aspiraciones de Hilaria Clinton de llegar a la Casa Blanca y, por lo tanto, de su marido de ser el primer damo, murieron al ritmo de la balalaica. Pero ahora cuando los servicios de inteligencia alemanes, absolutamente fiables desde que hace un feixe de anos mostraron su destreza con la máquina enigma, han denunciado que Rusia apoyó al independentismo catalán ya existe una certeza absoluta. Veremos si con el paso del tiempo no se monta un mausoleo en las Ramblas para rendir pleitesía a un Puigdemont embalsamado, ¿o en su caso disecado? FOTO: quim torra y carles puigdemont | efe