domingo 25/10/20

Un gran empresario y mejor persona

Manuel Jove era uno de esos hombres a los que la definición de “hecho a sí mismo” se le quedaba muy pequeña. Lo suyo fue una constante reinvención. Cada vez que la vida se empeñaba en asestarle un golpe, él no solo era capaz de levantarse y volver a caminar, sino que lo hacía con más fuerza que antes. Desde A Coruña, el joven que comenzó en el taller de carpintería de su padre consiguió montar el mayor holding inmobiliario de España y, luego, tras su venta, creó Inveravante, porque era un hombre que no sabía lo que es estar quieto. Su nombre aparecía en la lista Forbes y él acudía todos los días a trabajar a su oficina. Ayer nos dejó. Al final lo que no consiguió nadie lo logró una maldita enfermedad contra la que, no podía ser de otro modo, luchó hasta el último momento. Pero al menos nos queda el recuerdo de ese hombre con unos ojos tan azules como francos. Galicia pierde a un gran empresario, pero muchos pierden a un gran amigo. Descanse en paz. FOTO: Manuel jove | aec

Comentarios