jueves 24/9/20

La futura cotización de las ovejas de Madrid

DEBE ser cosa de los años. A Carmen Sevilla, cuando ya no era una niña, le dio por las ovejas. Y la abuela Carmena, más o menos a la misma edad, le ha dado también por ellas. Incluso piensa en la posibilidad de que un rebaño se encargue de la limpieza de la Casa de Campo. Una idea tan bucólica le podría salir por un pico al Ayuntamiento de Madrid, porque si UGT planteó hace poco que los robots coticen a la Seguridad Social por los trabajadores que restan a las empresas y así se garanticen las pensiones, ahora debería reclamar que los corderitos los  hagan por los jardineros. 

Comentarios