La falta de comunicación y otras cosas del bipartito

ANXO Quintana se diplomó en Enfermería –eso ya no se lo quita nadie–, fue político y es empresario. Además, fue, es y será –se supone, porque solo se podría saber con seguridad leyendo las entrañas de un ave, quizá un pollito de Coren– nacionalista. Como bloqueiro máximo –supeditado a la UPG, claro– llegó a la vicepresidencia de la Xunta e intentó transformar el Beneguai. Ahí se acabó Quin, que ahora, pasados los años, ha abierto su corazón en la Radio Galega, que un día fue suya, y confiesa que entre Touriño y él faltó comunicación. Puede que sea verdad y que realmente faltase comunicación entre ambos, pero también sobró el Gobierno paralelo que quisieron montar los nacionalistas de la nazón de Breogán.