viernes 03.07.2020

Escurrir el bulto para no tragarse más sapos

Cuando la pandemia comenzó a golpear con fuerza a este país, el Gobierno tomó la decisión de asumir el mando único de toda la lucha contra la enfermedad. Es lo normal. Así se contempla en el artículo 149 de la Constitución Española, donde se recoge la competencia exclusiva del Estado en los asuntos de sanidad internacional como la pandemia que ahora sufrimos. Sin embargo, parece que este mando único ha terminado por incomodar a Sánchez y los suyos, que están ansiosos por sacarse de encima la responsabilidad total sobre la salud del país. Por ello, en la futura ley de eso que llaman la nueva normalidad, pretenden que todo lo que ataña a materia educativa, hospitalaria y residencias, dependa de las comunidades autónomas. Es decir, que despejan el balón con un patadón y lo mandan directamente al tejado de las comunidades, que tendrán que asumir en solitario y sin coordinación, el control de una posible y no descartable segunda oleada de contagios. Así, que las críticas por la gestión, las reciban otros. FOTO: pedro sánchez, muy pensativo | aec

Comentarios