martes 27/10/20

Un error lo puede cometer cualquiera

hay que ser un poco más benévolo. Todos sabemos que un tuit lo carga el diablo y habrá que atribuir la patada que Pablo Iglesias le dio al diccionario como un error motivado por la premura del mensaje y lo pequeñito de las teclas del teléfono. Confundir infringir e infligir tampoco es tan grave, por mucho que haya quien dude de que sea profesor de universidad. Además, como diría el propio Iglesias, lo importante es el mensaje, que en concreto era para defender a las personas trans. Solo por eso, ya le podemos permitir que haya cometido semejante error, indigno de una persona como él. FOTO: iglesias, aplaudiendo | AeC

Comentarios