viernes 4/12/20

Un entrenador que también fue canteiro

TOSHACK, que posiblemente en galés signifique vago, fue el último entrenador con gracia que pasó por Riazor. Tanto tiempo yendo al Gran Sol facilita que en Galicia se entienda el humor de por ahí arriba, pero la verdad es que el tipo tenía chispa. Después desfiló por el banquillo una legión de siesos, a la que ahora se ha sumado Natxo González. Por aquí aún no ha habido tiempo de saber cómo es, pero quienes lo conocen dicen que es un hombre de trato complicado. Como Tino no lo ha contratado para que entretenga a los aficionados haciendo monerías en el descanso de los partidos, habrá que darle un margen de confianza para ver cómo lo hace el equipo. Si la cosa va mal, tampoco le costará colocarse, puesto que asegura que hasta llegar al Deportivo picó mucha piedra. Malo será, por lo tanto, que no encuentre un hueco para trabajar de canteiro en la rehabilitación del Pórtico de la Gloria. FOTO: natxo gonzález sonríe, algo que dicen que no hace con mucha frecuencia | javier alborés

Comentarios