lunes 18/1/21

El trecho que hay de héroe a villano

Dicen que si Marx (Karl, por supuesto) estuviera vivo en estos días modificaría aquello de que “la iglesia es el opio del pueblo” por “el fútbol es el opio del pueblo”. Tal vez sea esa la mejor definición de un deporte capaz de sacar el lado más irracional de las personas que sufren o disfrutan según los jugadores que defienden sus colores a cambio de un pastizal acierten a meter la pelotita en la portería contraria. Todo lo que rodea el balompié es tan irracional como lo que rodea a Casillas en Oporto. Pasó de héroe a villano y de nuevo a héroe por el mero hecho de acertar en una parada. Así de simple. FOTO: Iker Casillas | aec

Comentarios