martes 20/10/20

El torbellino que no lo fue tanto

España ha dejado de ser diferente, al menos al resto de Europa. La extrema derecha tendrá representación en el Congreso pero, por desgracia para ella, Vox no será decisivo para la gobernabilidad. Lejos de ello, se llevará las culpas del hundimiento del Partido Popular. El fenómeno Abascal terminó diluyéndose en buena parte y, aunque sean muy relevantes los 24 escaños logrados por la formación, la realidad es que distan mucho de la cifra a la que ellos aspiraban y de la que, curiosamente, los politólogos les atribuían. Vox ha llegado, pero falta por saber si lo ha hecho para quedarse. FOTO: Abascal se dirige a sus simpatizantes | efe

Comentarios