miércoles 21/10/20

El director que se creyó una sílfide

SANTIAGO Segura no es una plumita y si él no lo es, Torrente, tampoco. En realidad, son dos pesos pesados del cine español, pero ¡ay de aquel a quien se le ocurra proponerlos para un premio! Polo mundo adiante se los dan, pero aquí... La empresa patria del celuloide está tan atestada de intelectuales que no puede caer en semejante bajeza. Intelectuales que han llegado a recibir algún Oscar, como ¡Peeddroooo!, que manejará muy bien la cámara, pero que como persona... Segura, cuando aún no era Torrente, aparecía como figurante en una peli de Almodóvar, que cuando lo vio, sentenció: “El gordo, al final”. Como si él fuese una sílfide. FOTO: santiago segura | aec

Comentarios