miércoles 21/10/20

Un director cervantino poco recomendable

A Carmen Calvo, aquella intrépida socialista a la que ZP llegó a confiar el Ministerio de Cultura, la recuperó Pedro “La sonrisa” Sánchez para la primera línea política, ya que vivía un retiro espiritual en Andalucía. Y sigue en plena forma, pues es la vicepresidenta de su Gobierno. De sus tiempos zapateriles se recuerdan frases memorables como: “Un concierto de rock en español hace más por el castellano que el Instituto Cervantes”. Parece un disparate, pero hasta puede que sea verdad, pues ¡vaya por Dios! a quien ha puesto el Gobierno al frente de la entidad, nada más y nada menos que al poeta Luis García Montero, A un poeta se le supone sensibilidad; a un militante de Izquierda Unida, sobre todo si llegó a ser el candidato a la Alcaldía de Madrid, que es comunista. García Montero, que es precisamente ese poeta y militante de IU, tendrá sensibilidad cuando maneja la pluma o cuando blande la hoz y el martillo, pero fuera de esas situaciones es verdaderamente cruel, pues fue capaz de publicar un artículo en el que afirma: “¿Todos somos Gabriel? No, más bien todos somos Ana Julia Quezada”. Las rimas sabrá hacerlas muy bien, pero, desde luego, escribir en prosa no es lo suyo. ¡Larga vida al rock español! FoTO: luis garcía montero, en plena declamación | aec

Comentarios