miércoles 21/10/20

Cuando la legislación no llega y además ya se sabía

desde hace mucho tiempo, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, insiste en la necesidad de que el Gobierno articule normas legales que permitan a una comunidad o al propio Ejecutivo reducir la movilidad en una determinada zona sin tener que recurrir al estado de alarma. Por supuesto, Sánchez y los suyos han dicho siempre que ya existe legislación que lo permite y han tachado al presidente gallego de poco menos que histérico. Y, ahora, vemos como dependiendo de la sensibilidad del juez de turno, en unos lugares de España se puede fumar en las calles, como por ejemplo Madrid, y en otros muchos no, como Galicia. Está claro que estamos ante una situación novedosa e inesperada, pero es cierto que el Gobierno central está haciendo una dejación de funciones muy difícil de entender. Estamos en ratios de contagios similares a las de los peores momentos de la pandemia y, hasta el momento, no ha habido reacción por parte de un Gobierno más preocupado por el destino del rey emértito que por la salud de sus ciudadanos. FOTO: Fumando en una terraza | aec

Comentarios