martes 1/12/20

Contar hasta mucho

ESPAÑA y Venezuela andan a la greña por un “quítame de ahí un embajador” y la escalada dialéctica ha dado paso al escalón previo a la ruptura de relaciones, después de que Maduro decidiera darle el billete de vuelta a España al embajador patrio. Por su parte, Rajoy ha hecho lo propio, recurriendo a la Ley del Talión y su diente por diente ha supuesto que ahora mismo hay un diplomático venezolano buscando piso en Caracas. El problema de esta escalada en las relaciones entre ambos países es que a España, por tradición e historia, le corresponde el papel de ser el interlocutor de Europa con América Latina. Todos sabemos el nivel de Maduro, un personaje dictatorial capaz de cualquier cosa por mantenerse en el poder, pero también es verdad que, por desgracia, en el mundo, hay otros quince o veinte maduros con los que Rajoy y los suyos mantienen unas encomiables relaciones. A veces, en diplomacia, contar hasta diez no es suficiente y hay que buscar números más altos para hallar la calma.

Comentarios