lunes 26/10/20

Un conductor con muy poco cerebro

PARA circular por una carretera a 205 kilómetros por hora hay que estar un poco mal del coco. Para adelantar a la Guardia Civil a esa velocidad no hay que estar un poco mal del coco, sino muy mal, incluso aunque se trate de un coche camuflado. Un francés lo hizo cuando se desplazaba por la autovía de las Rías Baixas; los agentes, que precisamente realizaban un control de velocidad, lo cazaron y le pusieron una multa de 600 euros. La infracción lleva además aparejada la pérdida de seis puntos en el carné. ¡Qué pena que no se le pudiesen retirar todos de una tacada! Todos saldríamos ganando. FOTO: un control de velocidad | aec

Comentarios