lunes 28/9/20

La clave gallega de la investidura

POR una vez coincidieron Ana Pontón, el rostro humano del Beneguai, y el exjuez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luís Villares. Ambos se quejaron de que Galicia no existiese en el debate de la frustrada investidura de Pedro “La sonrisa” Sánchez. En cambio, por detrás, sí que se hablaba mucho de Galicia; mejor dicho, de una gallega, Yolanda “La Yoli” Díaz, la comunista ferrolana que formaba una agarimosa pareja de hecho –de hecho político, ¡eh!– con el ya octogenario Beiras –entonces aún no lo era–, que cerraba todas sus comparecencias con un bico. La relación con el nacionalista del pelo crecho se rompió porque ella quería conocer mundo y se marchó a Madrid y encontró acomodo en el Congreso como satélite de la órbita de Podemos. El objetivo de Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias era colocarla como ministra de Trabajo y precisamente por ese departamento del Gobierno se rompieron las negociaciones. Ya es mala suerte, para una vez que iba a trabajar... 

Comentarios