Imprimir

Un vecino de Portomarín acepta doce años por una violación, un intento y tres agresiones sexuales

ep lugo | 10 de julio de 2018

El violador abandona la Audiencia Provincial de Lugo | eliseo trigo (efe)
El violador abandona la Audiencia Provincial de Lugo | eliseo trigo (efe)

Un hombre de 34 años de edad y natural de Portomarín, Pablo G.A., ha aceptado 12 años de prisión por tres delitos de agresión sexual y dos violaciones, una de ellas en grado de tentativa, a diversas mujeres entre el 15

Un hombre de 34 años de edad y natural de Portomarín, Pablo G.A., ha aceptado 12 años de prisión por tres delitos de agresión sexual y dos violaciones, una de ellas en grado de tentativa, a diversas mujeres entre el 15 de junio de 2013 y el 3 de noviembre del año 2015, en Lugo.
Tras un acuerdo de conformidad, la pena de prisión que recae sobre este varón, que ayer fue juzgado en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Lugo, se verá sensiblemente reducida, ya que la Fiscalía solicitaba 32 años y 11 meses de cárcel.
Las agresiones sexuales fueron cometidas en la ciudad de Lugo entre 2013 y 2015, la tentativa de violación la cometió vestido de romano durante el Arde Lucus de 2013, y así sucesivamente hasta la violación que perpetró en noviembre de 2015.
Ya ese mismo año este hombre, hijo de un agente de la Policía Nacional que trabajó en la Comisaría de Lugo, fue detenido e ingresó en la prisión de Bonxe.
Una vez que se alcanzaba el acuerdo con las víctimas, a las que ya ha reparado económicamente, y la Fiscalía, el presidente del tribunal lo dejó “visto para sentencia”. Por su parte, el abogado del acusado, Antonio Vázquez Portomeñe, intentó dejar claro que se trata de un caso que “tiene mucha connotación médica con trascendencia penal”. En su relato, puso de manifiesto que este “era un chaval que llevaba desde 2013 pidiendo a gritos que se le curaran sus dolencias”.
En la rebaja de penas ha pesado que el hombre “tiene un trastorno sexual y un déficit intelectual importante”, describió su abogado. Durante la breve vista, de aceptación de los hechos, con la declaración de tres peritos quedó claro que el acusado padecía “ludopatía y un síndrome obseso depresivo” y tiene “una capacidad intelectiva deficitaria”, que pese a todo le permitía ser consciente de los hechos. l

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/galicia/vecino-portomarin-acepta-doce-anos-violacion-intento-agresiones-sexuales/20180710005231378178.html


© 2020 El Ideal gallego