Imprimir

Tablas de planchar frente a muebles planchadores. ¿Cuál es la mejor opción?

Comunicados | 10 de agosto de 2020

 plancha
plancha

Cuando vas a planchar, ¿qué utilizas? Lo habitual es que la respuesta a esta pregunta sea siempre una tabla de planchar, pero desde hace un tiempo viene sobresaliendo otra opción bastante interesante. Los muebles de planchado están ganando puestos, sobre todo en los casos de personas que viven en domicilios de buenas dimensiones, ya que les permite tener espacio suficiente para colocarlos y planchar.

Una alternativa diferente a lo habitual que está ganando fuerza por la seguridad que da y porque, a la vez, hace que se tenga un sitio reservado para planchar en casa. Así no se mezcla con otros lugares ni tampoco hay riesgo de accidentes por alguien que se cruza con el cable o similares. Ahora bien, ¿es siempre una mejor opción? Vamos a ver los puntos clave en los que las tablas de planchar se diferencian de los muebles planchadores. Así podrás ver cuál es la opción que mejor encaja contigo.

Muebles planchadores vs tablas de planchar

Comparar los muebles planchadores con las tablas de planchar es algo bastante sencillo, y también algo a lo que se enfrentan muchas personas cuando deciden el mobiliario que necesitan comprar en el hogar. ¿Cuál es mejor? ¿Cuál es peor? Sentimos decepcionarte, pero ninguno ni otro. Todo depende, realmente, de las necesidades y las prioridades de cada persona.

Sí, es así. Vamos a comparar ahora una frente a otra para ver qué las diferencia principalmente, pero te adelantamos que al final todo recae en ti como comprador y en qué prefieres para tu hogar. Sin más dilación, vamos a ponernos manos a la obra.

Movilidad

Aquí es donde radica la principal diferencia entre los muebles de planchado y las tablas de planchar. De hecho, si vas en busca de la mejor tabla de planchar, automáticamente verás que su ligereza es una de las principales bazas que tiene a su favor. Un mueble no puede moverse del sitio y, para hacerlo, desde luego no se puede hacer con las mismas facilidades que una tabla.

Ahí puede parecer que queda por detrás de la tabla, pero también hay que añadir que es mucho más estable y robusto que esta. No podrá moverse, pero te aseguramos que no se tambaleará. No vas a tener las mismas comodidades para colocarte a planchar donde quieras si recurres a un mueble, con una tabla por supuesto que sí podrás.

Versatilidad

Lo bueno del mueble de plancha es que puede plegar la tabla superior y hacer las veces de un mueble normal. Eso, si se combina con el buen uso de cajoneras y hasta cierto gusto por la estética en el hogar, puede hacer que gane mucho más en uso y hasta en acabados. Desde luego, es mucho más versátil que las tablas de planchado porque, para empezar, cuenta con la opción de usar su espacio interior para almacenar cosas relacionadas con el planchado o, incluso, cualquier otra cosa que tengas en casa.

Ahí pierde mucho la tabla, ya que solo tiene un único propósito, que es el de hacer las veces de soporte sobre el que colocar la ropa para poder planchar como se pueda. Ganará en movilidad y ligereza, pero pierde en reaprovechamiento del espacio que ocupa. Aunque, afortunadamente, puede plegarse y guardarse para que ocupe el menor espacio posible mientras no se usa.

Estabilidad

Otro punto en el que difieren bastante el mueble de la tabla de planchar. Sí es cierto que, si se compra una tabla de calidad, esta tiene que garantizar una buena estabilidad al usarse; sin embargo, también es cierto que un mueble de planchado nunca va a presentar ese tipo de problemas a la hora de planchar. Este, al ser mucho más pesado y robusto, es menos propenso a tambalearse y siempre garantiza una superficie fija.

Otra gran diferencia entre ambas opciones, y una que a veces hace que se incline la balanza por un lado u otro, aunque el punto que más suele determinar la compra es la versatilidad.

Y tú, ¿por cuál opción te vas a decantar cuando compres algo con lo que planchar? Aquí te hemos explicado los factores que más diferencian a ambas propuestas, aunque lo cierto es que, como decíamos, al final no es que haya una solución mejor o peor, simplemente son opciones diferentes que convienen más o menos según el contexto. En un piso pequeño no es lógico tener un mueble de planchado; sin embargo, en una casa grande sí que es una opción que se puede plantear con detenimiento.

También se podría hablar de precios, y es que las tablas de planchar suelen ser mucho más baratas que los muebles por razones obvias; sin embargo, las hay que son bastante caras, aunque todo ello se deba a la calidad de sus materiales, su estabilidad y las facilidades que ofrecen a los compradores que van a planchar sobre ellas.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/comunicados/tablas-planchar-frente-muebles-planchadores-cual-es-mejor-opcion/20200810122158442919.html


© 2020 El Ideal gallego