Imprimir

Prince tomó sin saberlo un opiáceo 50 veces más fuerte que la heroína

Editorial La Capital | 23 de agosto de 2016

La estrella musical, fallecida el pasado mes de abril en su casa de Minneapolis por una sobredosis, puede que no supiera que estaba tomando un opiáceo 50 veces más potente que la heroína.

La estrella musical, fallecida el pasado mes de abril en su casa de Minneapolis por una sobredosis, puede que no supiera que estaba tomando un opiáceo 50 veces más potente que la heroína.
Según un policía conectado a la investigación, varias pastillas encontradas en la residencia de Paisley Park después de su muerte estaban falsamente identificadas cuando realmente contenían fentanyl, un opiáceo sintético 50 veces más potente que la heroína.
El funcionario, cuya identidad se mantiene en el anonimato, dijo que muchas pastillas fueron falsamente etiquetadas como “Watson 385”. De acuerdo con Drugs.com, ese sello se utiliza para identificar píldoras que contienen una mezcla de hidrocodona y acetaminofeno. Cerca de una docena de tabletas fueron encontradas en el vestuario de la mansión, pero la gran mayoría se encontraba en botes de vitamina C y ácido acetilsalicílico, escondidas en el interior de una maleta y bolsas, incluyendo un bolso que la estrella musical siempre llevaba con él.
Los resultados de la autopsia, publicados en junio, confirmaron que el ídolo musical murió el 21 de abril de una sobredosis accidental de fentanyl. El funcionario agregó que el músico no tenía recetas para sustancias controladas en el estado de Minnesota. Las autoridades aún están investigando cómo el príncipe tuvo acceso a esos medicamentos.
El fentanyl ha sido responsable de un considerable aumento de muertes por sobredosis en algunas partes del país. Cuando se hace en píldoras falsificadas, los usuarios no siempre saben que están tomando esa droga, lo que aumenta el riesgo de muerte.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/sociedad/prince-tomo-saberlo-opiaceo-50-veces-mas-fuerte-heroina/20160822212218298436.html


© 2020 El Ideal gallego