Imprimir

Poesía eres tú: Leer y escribir poemas para conocerte mejor

El Ideal gallego | 09 de julio de 2020

Poesía eres tú: Leer y escribir poemas para conocerte mejor
Poesía eres tú: Leer y escribir poemas para conocerte mejor
Descubre por qué los poemas son una poderosa herramienta para el autoconocimiento y el desarrollo personal
 

Leer y escribir un bonito poema en el momento adecuado, hace que reflexiones y embellece tu existencia.

Todos buscamos algo en un poema por su capacidad de revelar verdades sobre uno mismo. Tan poderoso es escribir poemas de amor como poemas tristes.

Desde el inicio de los tiempos, las mujeres siempre han sido las musas y las protagonistas de toda clase de poemas. Aún hoy, resulta extraño encontrar poemas de amor para un hombre a lo largo de la historia de la literatura.

La poesía no son letras, y los poemas no son rimas. A lo largo de la historia de la literatura, todos y cada uno de los poemas expresan toda clase de sentimientos: amor, ira, rabia, tristeza, amistad, desolación…

Pero, actualmente, ¿eres capaz de entender y sentir los poemas? ¿Has pensado en ellos como un “refugio” para ti?

“Poesía eres tú”, decía Gustavo Adolfo Bécquer. Y es que, al fin y al cabo, la poesía reside en uno mismo. 

Leer poesía es conectar con tus sentimientos

Sólo llegando a lo más profundo de ti, encontrarás sensaciones y sentimientos que dejarán a un lado la razón.

Selecciona un poema al azar. Cualquiera sirve para generar un sentimiento en ti. Piensa en todo lo que te rodea, lo que te preocupa, lo que sientes y lee el poema en voz alta.

Mientras lo lees, entona y siente lo que cada palabra cuenta, lo que cada verso transmite. Conecta a nivel emocional con esas líneas. Lee, siente e intenta descifrar el verdadero significado del poema.

Es importante que no juzgues tus emociones, ya analizarás todo más tarde. Escúchate y siente.

Ahora, y sólo ahora, analiza: ¿Qué dice el poema? ¿Te ha transmitido algo? ¿Qué te ha transmitido? ¿Ha cambiado algo? ¿Te gusta lo que lees? ¿Y lo que sientes?

Es un proceso lento, pero a medida que vas descubriendo y analizando verso a verso, es innegable que algo dentro de ti se renueva. Hazle caso a esos sentimientos. 

Reúne todo, anota todas esas emociones en una libreta y crea tu propio poemario. Coge citas, versos o poemas enteros que te inspiran o que evoquen algo en ti. Podrás acudir a ellos siempre que lo necesites.

Sánate con poemas

La clave de todo esto no está sólo en leer, sino también en escribir. Tú eres tu propia fuente de poesía. No te preocupes si no son los mejores versos que hayas leído o escrito. Lo que plasmas en ese papel, eres tú.

La mala poesía no existe. Cualquier cosa que estimule nuestro cerebro y nuestras emociones, permite agudizar nuestra inteligencia. 

Ampliarás los límites del lenguaje, tendrás más flexibilidad mental y tu creatividad aumentará. Al conectarte más con tus emociones, podrás mostrar una capacidad empática superior y entenderás mejor a los demás.

Recuerda todo lo que debes hacer:

  • Selecciona el tema que prefieras y que surja de tu interior. Escúchate sin miedos. 
  • Conecta contigo mismo y recuerda que escribir, es un ejercicio de completa libertad. No juzgues nunca tus propias palabras y vuelca tus emociones. Ira, rabia, ilusión, amor, tristeza, etc.
  • Lee tu poema en voz alta, debes sentirte identificado. Reflexiona y reacciona a lo que has escrito. Mírate, reconócete, asústate...lo que sea, recuerda que eres tú.
  • Analiza lo que has escrito detenidamente y vuelve a preguntarte: ¿Lo entiendo? ¿Me comprendo? ¿Me ayuda en algo?

La poesía nunca dejará de existir, en forma de prosa, verso o canción. Guarda todo lo que escribas y todo lo que leas que evoque en ti sentimientos que te gusten y sientas tuyos.

Siempre podrás regresar a ellos cuando necesites un consejo para ti mismo.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/comunicados/poesia-leer-escribir-poemas-conocerte/20200709170429440672.html


© 2020 El Ideal gallego