Imprimir

Una persona fallece atropellada en Ordes y otra al salirse de la vía y arder su vehículo en Lugo

Redacción | 16 de noviembre de 2016

Una persona falleció ayer tras salirse de la vía sobre las 6.25 horas y arder su vehículo en la LU-612, a la altura del término municipal de Lugo, en el punto kilométrico 2.

Una persona falleció ayer tras salirse de la vía sobre las 6.25 horas y arder su vehículo en la LU-612, a la altura del término municipal de Lugo, en el punto kilométrico 2.
Según informó el CAE 112 Galicia, fue un particular el que alertó de que estaba ardiendo un coche en la carretera que une Lugo y Portomarín, aunque desconocía si había alguien en el interior del vehículo. 
Al lugar acudieron los bomberos de Lugo que apagaron el fuego y excarcelaron a una persona fallecida, el único ocupante del coche. Urgencias Médicas, Guardia Civil de Tráfico, efectivos del GES y de Protección Civil de Monterroso, así como, los efectivos de extinción de Chantada y personal del servicio de mantenimiento de la carretera también fueron informados del suceso.
Las mismas fuentes explican que, por el momento, se desconocen las causas del accidente aunque se cree que el turismo se incendió después de salirse de la vía y chocar contra una tajea, un pequeño puente a modo de desagüe.  
Por otra parte, un hombre de 58 años, A.P.R., falleció tras ser atropellado cuando andaba por la carretera N-550 a la altura de Ordes (A Coruña), según informó la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.
El accidente se produjo a las 21.40 horas del lunes en el punto kilométrico 32.900, y en el atropello se vio implicado un vehículo Opel Astra. El hombre era vecino de Ordes, según informaron las mismas fuentes. 
Por su parte, un equipo de Atestados de A Coruña instruye diligencias para tratar de determinar las causas del siniestro. El juzgado competente es el del término municipal de Ordes.   n

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/galicia/persona-fallece-atropellada-ordes-y-otra-salirse-via-y-arder-vehiculo-lugo/20161115232139310008.html


© 2020 El Ideal gallego