Imprimir

La Diada y la sentencia

Fermín Bocos |

El Ideal gallego | 11 de septiembre de 2019

os partidos que reclaman la independencia de Cataluña (ERC y JxCat, la antigua CDC pujolista) llegan divididos a la Diada, la manifestación ritual que celebran todos los años así que llega el 11 de septiembre aniversario de uno de los últimos episodios de la Guerra de Sucesión: la rendición en 1714 en Barcelona de los partidarios del archiduque Carlos de Austria ante las tropas de Felipe V el otro aspirante al trono de España vacante tras la muerte del rey Carlos II.
Guerra de “sucesión”, no de “secesión” como es presentada por los independentistas en el surrealista centro de interpretación montado con dinero público en el Born, junto a la estación de Francia. Es una falsificación de la Historia, pero todo aprovecha para el convento. Dicho esto con ironía dada la posición de algunos obispos catalanes respecto del procés.
Volviendo a la Diada, las fuerzas separatistas llegan divididas porque ERC y el JxCat luchan por la hegemonía del movimiento soberanista. Con manifiesta ventaja de ERC a quien las encuestas señalan como claro vencedor en una posible convocatoria electoral. Convocatoria que Quim Torra, el presidente ventrílocuo del fugado Puigdemont, descarta pese a los requerimientos de los partidarios de Junqueras (Esquerra) que entienden que llamar a las urnas sería la respuesta idónea a la esperada sentencia del Tribunal Supremo en el caso de los procesados por el intento de golpe de Estado de 2017.
La sentencia puede ser contundente. El grado de dureza dependerá de si el tribunal que preside el magistrado Manuel Marchena ha optado por calificar lo ocurrido como rebelión o sedición. Pero habrá sentencia que con toda probabilidad conoceremos antes del 16 de octubre, fecha en la que algunos de los encarcelados cumplirían dos años en situación de presos preventivos.
En el transcurso de la apertura del Año Judicial María José Segarra, fiscal general de Estado, ha dicho que la respuesta de la justicia al desafío secesionista vivido en Cataluña había sido “serena, firme y rigurosa con la legalidad”. Por si cabía alguna duda añadió que “el juicio se había celebrado bajo los más amplios estándares de transparencia, accesibilidad y garantías para las partes”. Palabras que suenan a respuesta a Quim Torra, que viene amenazando con no aceptar una sentencia que condene a los líderes del procés. Una baladronada porque pase lo que pase en la Diada la sentencia se cumplirá.
Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/fermin-bocos/la-diada-y-la-sentencia/20190911004335414432.html


© 2019 El Ideal gallego