Imprimir

Los jóvenes coruñeses retrasan cinco años la edad a la que contraen matrimonio

clara b.c. a coruña | 22 de abril de 2018

Las coruñesas se casan a los 33 y los coruñeses, a los 35 | patricia g. fraga
Las coruñesas se casan a los 33 y los coruñeses, a los 35 | patricia g. fraga

Casarse da más pereza. Al menos eso es lo que parece extraerse de los últimos datos del Instituto Galego de Estadística (IGE). Los coruñeses han pospuesto la edad de su primer matrimonio en cinco años.

Casarse da más pereza. Al menos eso es lo que parece extraerse de los últimos datos del Instituto Galego de Estadística (IGE). Los coruñeses han pospuesto la edad de su primer matrimonio en cinco años.

Se trata de un dato que se mantiene idéntico entre hombres y mujeres, sin embargo, ellas se casan dos años más jóvenes. Concretamente, la media de edad de las coruñesas para sellar sus uniones matrimoniales se sitúa entre los 33,54 años mientras que la de los varones de la ciudad estaría en 35,46 años.
Las cifras son similares si se comparan con la media de la comunidad autónoma con 35 años para ellos y 33 para las gallegas. La situación tampoco resulta diferente si se observan los datos que el IGE arroja sobre la media en las siete principales ciudades de Galicia, tanto en la edad del primer matrimonio en hombres y mujeres como en la diferencia de dos años de edad entre los dos sexos a la hora de contraer sus primeras nupcias.
Comparativa con años previos
Hace dos décadas, en el año 1998, los coruñeses se casaban en torno a la treintenta (30,6) y las coruñesas a los 28,6 años, la situación con respecto a la media autonómica variaba ligeramente, porque mientras la media en la comunidad se quedaba en los 29,4 para los hombres, en las mujeres superaba los 27 años por dos décimas. La tasa de variación en relación a 1998 es del 16,02% en los hombres y del 15,9% en las coruñesas.

En 2007, el año anterior a la crisis económica global, la media de edad se había incrementado en dos años con respecto a los datos del 98, tanto para ellos como para ellas –33 y 31 años, respectivamente–, un incremento mucho más atenuado. En Galicia la media se situaba por debajo, en los 32 años para los varones y 30 para ellas. Ese año los coruñeses fueron, por detrás de los vigueses, los gallegos que más tardaron en casarse, una situación que se repetía para las mujeres de A Coruña, las gallegas que más tardaban en casarse, esta vez, solo por detrás de las compostelanas.
Las causas no están del todo claras aunque tanto el cambio de mentalidad de la sociedad –con una mayor tendencia a la convivencia de hecho– como la incidencia del estallido de la crisis económica en 2008 –cuyas consecuencias han sido especialmente críticas en el caso de los menores de 30 años– pueden jugar un papel importante de cara a la interpretación futura que la sociología haga de estos datos.

La tasa bruta de nupcialidad, que indica el número de matrimonios por cada mil habitantes medido a lo largo de un año y tiene en cuenta no solo los matrimonios en primeras nupcias, descendió, con respecto a 2007, en todas las principales ciudades de Galicia con la única excepción de Santiago de Compostela, que pese a registrar un ascenso de tan solo 32 décimas es la única que sube. El descenso menos acusado de todas las urbes gallegas que bajan se encuentra en A Coruña cuya tasa de nupcialidad se encuentra, con 4,05, 60 décimas por encima de la media de Galicia, que está en 3,45.
Las uniones heterosexuales de A Coruña se cifraban en 1.086 hace once años, los datos más actuales indican una reducción de estas en 132, situándose en los 954 matrimonios. Las franjas de edad que reflejan un número más bajo de uniones son las de los menores de 25 años y los mayores de 45 –6 y 197, respectivamente–. Los coruñeses de entre 25 y 34 años ostentan el primer lugar en número de matrimonios, con 381, once más que entre 35-44 años. l

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/coruna/jovenes-coruneses-retrasan-anos-edad-contraen-matrimonio/20180422001043371149.html


© 2020 El Ideal gallego