Imprimir

Inter y Valdepeñas, a la final

efe málaga | 28 de junio de 2020

Uno de los favoritos y el equipo revelación de la temporada llegan a este duelo decisivo  | efe
Uno de los favoritos y el equipo revelación de la temporada llegan a este duelo decisivo | efe
Los madrileños superaron al Palma por 3-1 y los manchegos doblegaron al Levante por 5-2, y ahora se verán las caras el martes a partir de las 15.30 horas con el cetro nacional en juego

El Movistar Inter, ganador por 3-1 contra el Palma Futsal en las semifinales de ayer, y el Viña Albali Valdepeñas, vencedor horas después por 5-2 contra el Levante, disputarán el martes la final de la fase por el título de Primera División de fútbol sala en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena de Málaga. 

A la espera de lo que suceda en la Final a Cuatro de la Liga de Campeones, si el Barça o ElPozo Murcia no ganan el título europeo tanto el conjunto madrileño como el manchego obtendrían plaza para la competición continental del curso que viene. En el caso contrario, sólo el campeón de la Liga tendría plaza en la Champions.

Favorito
Sin Ricardinho, sin Gadeia y sin la preparación física ni nla regularidad de otras citas, el Movistar Inter doblegó de nuevo a las dudas y ejerció de líder de la Liga regular, como el equipo que es, un favorito allá donde va, como decía su técnico Tino Pérez, con una remontada contra el Palma, un triunfo práctico y el pase a la final en un momento decisivo, cuando el conjunto madrileño demostró quién es y cuál es su jerarquía. 

El Palma se había entrenado 15 días más que él, intentó 20 tiros más que él a portería, tomó ventaja primero y dominó el juego en buena parte del segundo periodo, pero tampoco pudo con el Movistar Inter. 

Como el martes, Ricardinho no jugó nada. Su protagonismo de otras ocasiones, de otros éxitos, lo asumieron otros futbolistas con los que el conjunto madrileño, más limitado físicamente por cuestión de tiempo de preparación que su adversario, se sobrepuso a las circunstancias, a las dificultades e incluso al asedio de lanzamientos sobre su portería del Palma durante el segundo periodo con 1-1 (al Inter le favorecía el empate por su mejor posición en la competición regular) para tomar rumbo al último peldaño por el título. 

“El Inter es el Inter”. Ya lo advirtió Antonio Vadillo, el técnico del conjunto balear, cuyo equipo de nuevo comprobó todo lo que contiene esa frase. No le sirvió ni siquiera tomar ventaja a los dos minutos, con el 0-1 de Tomaz.

Gran cambio
Hace un año, el Viña Albali Valdepeñas esquivó el descenso a Segunda División en la última jornada; ayer superó en las semifinales al Levante (5-2), agrandó su historia y su presente hasta cotas nunca vistas, quizá ni siquiera imaginadas, y se clasificó para la final por el título de la Liga, donde el próximo martes multiplicará aún más el desafío en el partido definitivo contra el Movistar Inter. 

Tercero en la Liga regular, subcampeón de la Copa de España el pasado mes de marzo y ayer finalista con un mérito enorme de la lucha por la Liga. Son los logros hasta ahora del asombroso equipo manchego, que supera etapas, rondas y retos con una naturalidad impactante, pero que quiere más. “Somos un equipo rebelde, inconformista y queremos ir a por todas”. Palabra de David Ramos, el técnico que ha dirigido al Valdepeñas hasta aquí. 

El partido lo condicionó el minuto 5. Con nada más unos instantes de diferencia, el Viña Albali Valdepeñas conectó un doble golpe sobre la portería contraria: el 1-0 de Catela y el 2-0 de Rafael Rato. Un paso de gigante hacia la siguiente ronda del torneo, porque encima le bastaba con el empate, ya que él finalizó en la tercera posición en la Liga regular, nada más superado por el Movistar Inter y el Barça, y porque el Levante terminó en la séptima plaza. 

En esa circunstancia, el Levante necesitaba tres goles para alcanzar la final. Era el mismo escenario que en cuartos de final contra el poderoso Barça. Lo logró entonces, pero no ayer.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/deportes/inter-valdepenas-final/20200627210138439818.html


© 2020 El Ideal gallego