Imprimir

Felipe VI alerta de que todavían quedan por superar “tiempos difíciles” por la pandemia

efe madrid | 31 de mayo de 2020

El rey Felipe VI durante la multiconferencia desde la sede del Mando de Operaciones de la Base de Retamares, en Madrid
El rey Felipe VI durante la multiconferencia desde la sede del Mando de Operaciones de la Base de Retamares, en Madrid
El Día de las Fuerzas Armadas vivió una peculiar jornada sin actos, pero con mensajes de apoyo en redes

El rey Felipe VI cree que España es “un gran país que encara siempre de frente las dificultades, por importantes o graves que sean, y las sabe vencer”, y lo dice tras advertir de que aunque se solvente la crisis sanitaria del coronavirus “aún quedan por superar tiempos difíciles, tiempos que nuevamente nos ponen a prueba”.  

El jefe del Estado aprovechó la conmemoración del Día de las Fuerzas Armadas para lanzar “un mensaje de esperanza y confianza en nuestro futuro” a los Ejércitos y también a “toda la sociedad española” que, con su “esfuerzo y sacrificio”, logró que la situación generada por la pandemia haya “mejorado notablemente”. 

Al mismo tiempo, hizo hincapié en la “profunda identificación del pueblo español con sus Fuerzas Armadas que, en esta situación, las ha sentido como suyas a su lado más de nunca” cuando, remarcó, “estamos superando la crisis sanitaria más importante de nuestra historia reciente”. 

Fue una celebración insólita del Día de las Fuerzas Armadas, sin desfiles ni actos por el estado de alarma y el luto oficial por las miles de víctimas del Covid-19, pero con la plena implicación de su jefe supremo, quien confesó que no quería faltar a una cita “muy querida y anhelada” por él.  

Su aportación consistió en una larga multiconferencia desde la sede del Mando de Operaciones de la Base de Retamares (Pozuelo de Alarcón) con militares en operaciones en territorio nacional, en el exterior y con mandos de unidades participantes en la operación Balmis desplegada para combatir el coronvirus. 

Le acompañaron la ministra de Defensa, Margarita Robles, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Miguel Ángel Villaroya, y los jefes de Estado Mayor de los Ejércitos, la Armada y el general jefe de la UME, quienes no se desprendieron en ningún momento de sus mascarillas, como tampoco los interlocutores del monarca. 

Felipe VI, con uniforme de verano de capitán general del Ejército de Tierra, solo se quitó la protección para su alocución final donde recordó los “miles de víctimas que nos ha arrebatado la pandemia y el enorme dolor y tristeza que ha causado en tantas familias españolas”. 
El rey se refirió al “compromiso” de los militares con la sociedad en esta crisis resuelta, recalcó, “con profesionalidad y eficacia, con respeto y humanidad” y que “permanecerá como ejemplo y motivo de orgullo para todos los españoles”. 

Robles también mostró su “agradecimiento” a las Fuerzas Armadas por su papel en la crisis y aseguró que tienen el “reconocimiento de todos los españoles”. 

En esta peculiar jornada sin más celebraciones, llegaron otras muestras de apoyo hacia los Ejércitos por las redes sociales.  

Así, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dio las gracias “a todos los hombres y mujeres que integran nuestras Fuerzas Armadas, defendiendo la libertad, garantizando la seguridad y salvando vidas. España os agradece vuestra generosidad y profesionalidad, especialmente en esta batalla frente al Covid-19”.  

El líder del PP, Pablo Casado  y el presidente de Vox, Santiago Abascal, también enviaron su felicitación con “reconocimiento especial” a los militares que han combatido la pandemia. 

Por su parte, dos asociaciones profesionales de las Fuerzas Armadas pidieron a Defensa que resuelva las “tristes carencias” y apueste por un “reconocimiento social” que no consista en aplausos sino en un futuro profesional para un colectivo al que nunca la sociedad había observado tan de cerca como en esta crisis.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/espana/felipe-vi-alerta-todavian-quedan-superar-tiempos-dificiles-pandemia/20200530230130437768.html


© 2020 El Ideal gallego