Imprimir

Enrique Losada | “No deja de ser paradójico que antes La Marina no fuese vista como una buena obra y ahora se ensalce”

sonia dapena a coruña | 23 de julio de 2017

Losada presume de ahorros en licitaciones y obras innecesarias | javier alborés
Losada presume de ahorros en licitaciones y obras innecesarias | javier alborés

Desde que desembarcó en la presidencia de la Autoridad Portuaria en 2009, Enrique Losada ha tenido que lidiar con tiempos difíciles en lo económico. Sin embargo, ha logrado colocar al Puerto como referencia en tráficos tan dispares como la pesca fresca o los barcos turísticos.

Han cerrado el primer semestre de 2017, ¿qué balance hace de las actividades portuarias en lo que va de año?
Positivo, porque el crecimiento general del Puerto ha sido de un 1,5% con respecto al año 2016 y mantenemos el salto importante, de casi el 20%, que tuvimos en 2015. Acabaremos el año entorno a unas catorce toneladas de mercancía movidas y los crecimientos más significativos hasta ahora están siendo, de una parte, en la pesca fresca con un 12% con respecto al primer semestre de 2016, y en cruceros el crecimiento es espectacular. Hablamos de un 57%, seguimos siendo líderes de la cornisa cántabro-atlántica y estamos por encima de puertos tan significativos como Oporto, Bilbao o Santander.

¿Y en lo que se refiere a nuevos tráficos de mercancías?
Hemos captado nuevos tráficos tanto en el puerto interior como en el exterior. En el interior tenemos un nuevo tráfico limpio que es el vidrio y en el exterior sumamos la carga y exportación de granitos de canteras gallegas para conformar escolleras, en este caso en una dársena francesa. En el Puerto, en general, hemos incrementado los movimientos en torno a un 30% con respecto al primer semestre del periodo 2016.

¿Cómo evolucionan las concesiones en Punta Langosteira?
También subimos En este momento tenemos doce operativas en Langosteira, con una muy significativa que es la de Deep Water Oil Transhipment Hub. Además, mantenemos conversaciones con otros inversores para poder desarrollar proyectos de implantación.

En 2016 se entró en datos positivos. ¿Tiene las mismas expectativas para este ejercicio?
Para nosotros lo importante, más allá del resultado positivo, que fue un avance importante, fue anticipar en cinco o seis años las previsiones porque estaban previstos resultados negativos. Lo cierto es que este año acabaremos con una cifra similar tanto en facturación como en tráficos. Al final, que haya una ligera variación al alza o a la baja es poco significativo, lo importante es que Langosteira va muy bien, que los traslados marchan francamente bien y que los operadores están contentos por los rendimientos que obtienen. Hay que seguir aprovechando las oportunidades que brinda el Puerto Exterior.

No obstante, se ha puesto en duda que haya financiación para ejecutar el ferrocarril.
Ahora estamos centrados en la elaboración del proyecto de ejecución que estará concluido este año. Una vez que esté, abordaremos la financiación. Ahí esperamos que tanto el Ministerio de Fomento como Puertos del Estado colaboren lo más posible para ejecutarlo porque mientras no esté no va a ser posible llevar a término los traslados del puerto interior al exterior.

¿A qué mudanzas se refiere?
A los tráficos de carbón y agroalimentarios, porque no están todos allí. Es imposible hacerlo por dos razones: la primera, que el coste por tonelada sería muy superior y, la segunda, porque trasladar tanto producto a través de la red viaria generaría una saturación.

¿El traslado de Repsol se traducirá en un incremento importante de las toneladas movidas desde la nueva dársena?
En los últimos tiempos se está moviendo mucha mercancía. La refinería está a una capacidad muy elevada y, a priori, no generaría grandes incrementos salvo que efectuase algún tipo de ampliación de la refinería, que no está prevista.

¿Y Deep Water Oil?
Ha solicitado una concesión de 45.000 metros cuadrados para instalar tancaje para alojar 350.000 metros cúbicos, con una inversión estimada de 32 millones, por lo que va a generar un volumen importante de movimiento de crudo y otros graneles líquidos.
 

¿Esa cantidad de movimientos no implicará la muerte del interior?
Nuestra idea es destinar el puerto interior a mercancías limpias y el exterior será para graneles, fundamentalmente aquellos que puedan generar algún tipo de interferencia con la ciudad. El puerto interior es una instalación que vamos a potenciar.

¿Forman parte de ese plan las obras previstas en San Diego y los almacenes pesqueros?
En el nuevo edificio de San Diego vamos a tratar de consolidar una serie de servicios para tener más centralizada la gestión. Ya hemos licitado la obra por dos millones de euros. En el ámbito de la pesca tenemos obras pendientes que vamos a concretar en breve pero básicamente mantendremos la senda y la filosofía que se siguió con la Lonja. Es decir, queremos que sea el propio sector el que gestione las instalaciones como hicimos en la zona de la bajura y con los locales que entregamos a la Cofradía.

También hay actuaciones pendientes en el puerto exterior. ¿Estas están integradas en los fondos de los créditos pendientes?
Tenemos un PIF (Puesto de Inspección Transfronteriza) que vamos a inaugurar este verano. Vamos a inaugurar un muelle y licitaremos otro a la par para unir los dos tramos de cantil que tenemos y conformaremos así un muelle de una longitud aproximada de 1.600 metros. La idea es ir conformando zonas y dotarlas de servicios en la medida en que tengamos demanda. Estos saldrán de una autofinanciación de la Autoridad Portuaria con los recursos que tiene gracias a los importantes ahorros a cuenta de minoraciones tanto en las licitaciones como en el adelgazamiento en las obras. Hemos sido muy escrupulosos en ejecutar solo aquellas imprescindibles.
Ahora que A Coruña es líder en cruceros, ¿cuál será la estrategia para mantener esa posición?
Que no nos roben la tarta. Tenemos que estar muy pendientes y tratar de dar satisfacción a cualquier demanda que pueda surgir, ya sea por parte de la naviera o de los cruceristas. Hay que incidir más en la calidad del servicio, que ya se percibe muy bien porque en las encuestas que hacemos salimos muy bien calificados, tanto el puerto como los vecinos.

¿Queda capacidad para incrementar estos tráficos?
Estamos en un nivel ya francamente alto. No solo por el rango de ciudad que tiene A Coruña sino por los cruceros que se mueven por esta zona. Los crecimientos difícilmente van a darse, salvo que haya saturación por parte de las navieras cosa que, a priori, no va a ocurrir porque el posicionamiento de transatlánticos es el que es. Actualmente las dos zonas má atractivas son el Caribe y el Mediterráneo y ahora, incluso, se están posicionando barcos en China porque hay un mercado emergente importante.

¿A Coruña volverá a ser puerto de embarque?
Hablamos periódicamente con las navieras para tratar de serlo.

Este año va en positivo y 2016 terminó bien pero las cuentas publicadas hace días revelan que el Ayuntamiento aún adeuda las obras de La Marina y O Parrote. ¿Se está negociando el pago?
Espero que en breve se resuelva el tema y se abone lo que se ha ejecutado que no es ni más ni menos que cumplir el acuerdo que el Ayuntamiento hizo con la Autoridad Portuaria. La cuantía es la que es, todavía se adeudan cinco millones aproximadamente, y lo que no es lógico es que ejecutada la obra y puesta a disposición de los ciudadanos no se pague. Está llena de gente e, incluso, en el Plan de Turismo que ha elaborado el propio Consorcio es uno de los elementos que se pone en valor. No deja de ser paradójico porque antes no era una buena obra desde su punto de vista y ahora, no solo se pone en valor, sino que se ensalza y se reconoce como atractivo turístico del centro de A Coruña.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/coruna/enrique-losada-no-deja-ser-paradojico-antes-marina-no-fuese-vista-buena-obra-ahora-ensalce/20170723001049342721.html


© 2020 El Ideal gallego