Imprimir

Detienen a más de un centenar de personas en toda España por tenencia y distribución de archivos pedófilos

OTR/PRESS madrid | 01 de abril de 2017

La Guardia Civil presentó ayer en rueda de prensa los resultados de la investigación I Emilio Naranjo (efe)
La Guardia Civil presentó ayer en rueda de prensa los resultados de la investigación I Emilio Naranjo (efe)

La Guardia Civil identificó a diez víctimas de abusos sexuales con edades comprendidas entre los cero y los 14 años en una macrooperación en la que fueron detenidas 102 personas por tenencia y distribución de más de 450.000 archivos

La Guardia Civil identificó a diez víctimas de abusos sexuales con edades comprendidas entre los cero y los 14 años en una macrooperación en la que fueron detenidas 102 personas por tenencia y distribución de más de 450.000 archivos pedófilos a través de internet, principalmente en Andalucía y Cataluña, con 24 y 21 arrestados respectivamente.

La operación se bautizó como “Pilumnus”, en honor al Dios de la mitología romana protector de los niños, y permitió intervenir 450 archivos, “algunos con elevado contenido de violencia sexual”, en 92 registros practicados en 36 provincias. Algunos niños fueron grabados cuando disfrutaban con sus padres de vacaciones y otros fueron obligados a practicar relaciones con animales.

Por el momento hay tres pedófilos en prisión y se ha logrado identificar a diez menores, ocho de ellos de un mismo pueblo de Baleares, víctimas de abusos en una operación que continúa abierta por el empeño de la Guardia Civil, en coordinación con más de cien juzgados de instrucción de toda España, de “liberar” a otros menores grabados en esos 450.000 archivos, que ocupan más de 1.000 terabites.

Usaban cámaras ocultas
Al menos hay cuatro detenidos por ser productores de este tipo de contenidos, sirviéndose para ello de cámaras ocultas. Los pedófilos son de diferentes edades y perfil profesional. “Algunos no sabían manejar internet y otros eran universitarios”, explicaron desde la Policía Judicial de la Guardia Civil en una rueda de prensa celebrada en Madrid en la que se puso en valor el registro de agresores sexuales recientemente creado por el Gobierno.

Esta “herramienta fundamental” impedirá en el futuro que varios de los arrestados, entre ellos monitores de natación de menores o profesores de clases particulares, puedan volver a trabajar en profesiones en las que estén en contacto con menores. Se enfrentan a penas de hasta cuatro años por la distribución de contenidos y de hasta 20 en el caso de que se prueben abusos sexuales.

Por otra parte, en Granada fue detenido un hombre por tener archivos de vídeo de niños de muy corta edad, en su mayoría grabados en países de América Latina y del sudeste asiático, en las que se les veía manteniendo relaciones con algún animal.

En Cádiz los arrestados eran dos miembros de una familia, el padre de 54 años y el hijo, de 21, por tener en sus ordenadores personales 370 y 100 vídeos de contenido sexual con menores, dando paso a actuaciones judiciales complementarias para proteger a un segundo hijo de diez años que convivía con ellos y su madre.

Otro de los detenidos tenía vídeos en los que había grabado en un hotel a dos menores, una residente en Burgos y otra en Madrid. Las dos se encontraban de vacaciones con sus familias en Canarias y el arrestado se acercó a ellas para captar imágenes enfocando directamente a los genitales de las menores.

Un detenido en Tenerife tenía 1.300 archivos de menores en su mayoría de Brasil y Filipinas, lo que la Guardia Civil aprovechó para destacar la importancia de la cooperación internacional.

Los agentes también informaron de que en Alicante fue arrestado un monitor de natación de menores y en Barcelona un individuo con 50.000 archivos explícitos que fueron detectados cuando manifestó a los agentes que se consideraba “un enfermo que no podía parar de consumir este tipo de vídeos”.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/sociedad/detienen-mas-centenar-personas-toda-espana-tenencia-distribucion-archivos-pedofilos/20170331231855327698.html


© 2020 El Ideal gallego