Imprimir

Cuba exige a Estados Unidos que deje de considerar una amenaza a Venezuela

Redacción | 06 de marzo de 2016

La polémica se produce a pocos días de la visita de Obama a la isla	ep
La polémica se produce a pocos días de la visita de Obama a la isla ep

El Gobierno cubano reclama a Estados Unidos que retire la Orden Ejecutiva firmada el 8 de marzo de 2015, que declaró “emergencia nacional” por considerar que Venezuela constituye “una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos”.

El Gobierno cubano reclama a Estados Unidos que retire la Orden Ejecutiva firmada el 8 de marzo de 2015, que declaró “emergencia nacional” por considerar que Venezuela constituye “una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos”, después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, ordenase ampliar por un año la vigencia del decreto.
El Gobierno cubano critica que Obama adoptase esta medida que Cuba considera “arbitraria y agresiva”, al tiempo que muestra “de manera resuelta y leal su apoyo incondicional” a Venezuela.
Critica que Estados Unidos haya decidido extender las sanciones a Venezuela bajo el “pretexto” de que “la situación en Venezuela, descrita en la Orden Ejecutiva 13692, no ha mejorado”, en referencia a violaciones de derechos humanos, persecución y arrestos arbitrarios de opositores políticos, o restricciones a la libertad de prensa, entre otras, atribuidas al gobierno venezolano.
Una situación, por cierto, que ha hecho que la agencia Moody’s Investors Services haya rebajado el panorama crediticio de Venezuela a negativo desde estable, ante la visión de que podrían incrementarse las ya altas “incertidumbres” que rodean los acontecimientos económicos y políticos del país.
“Esta nueva acción injustificada contra una nación hermana, pacífica y solidaria de Nuestra América, ignora la indignación y el rechazo que suscitó en la VII Cumbre de las Américas en Panamá la promulgación de esta insólita Orden. Ello demuestra que la intervención en los asuntos internos del pueblo venezolano no ha cambiado y que el objetivo de derrocar la Revolución Bolivariana se mantiene vigente”, señala La Habana.
El Gobierno de Cuba expresa a continuación su apoyo “incondicional” y el del pueblo cubano “a la hermana República Bolivariana de Venezuela, al legítimo gobierno del presidente Nicolás Maduro y a la unión cívico-militar del pueblo bolivariano, que lucha por mantener la paz, el orden constitucional y las conquistas de su Revolución, frente a los intentos desestabilizadores de la oposición interna, alentada por los resultados de las elecciones legislativas que desmienten los falaces argumentos utilizados para prorrogar la Orden Ejecutiva”.
Finalmente hace un llamamiento a los gobiernos y pueblos de la región a reclamar que se respeten los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los jefes de estado y de gobierno en la II Cumbre de la Celac celebrada en La Habana en enero de 2014.

enfrentamiento
Este enfrentamiento se produce a escasas fechas de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visite los días 21 y 22 de marzo Cuba, donde, además de reunirse con el mandatario cubano, Raúl Castro, pretende reunirse con opositores al régimen castrista.
Al respecto, el secretario de Estado, John Kerry, habló por teléfono con el ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, para preparar el viaje de Obama y le ha trasladado la intención del presidente de “reunirse con un amplio abanico de oficiales y ciudadanos, incluidos miembros de la sociedad civil”, eufemismo usado para la disidencia interna.
El jefe de la diplomacia estadounidense aprovechó la alocución para disculparse con su homólogo cubano por la cancelación de su viaje a la isla caribeña, previsto para antes del de Obama, debido a “temas de agenda”, aunque finalmente acompañará al presidente. 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/mundo/cuba-exige-estados-unidos-deje-considerar-amenaza-venezuela/20160305215534276197.html


© 2020 El Ideal gallego