Imprimir

Una comunidad del Barrio de las Flores salva de un incendio a sus vecinos octogenarios

abel peña A coruña | 07 de noviembre de 2019

El incidente tuvo lugar en la calle de las Azucenas | patricia g. fraga
El incidente tuvo lugar en la calle de las Azucenas | patricia g. fraga
Cuando llegaron los bomberos, el fuego ya había sido extinguido y las víctimas estaban siendo evacuadas 

Los bomberos acudieron al número uno de la calle de las Azucenas, en el barrio de Las Flores, ante el aviso de un incendio doméstico. “Nos dijeron que había una persona impedida, o encamada, y eso es algo que nos hace saltar las alarmas”, explicó el mando de la dotación. Sin embargo, para cuando llegaron la situación estaba prácticamente solucionada: la pequeña comunidad había puesto a salvo a sus vecinos octogenarios y todo estaba bajo control.

Resultó que, efectivamente, había dos personas en el 3ºB, un matrimonio de octogenarios. La señora gozaba de bastante buena salud, pero su marido tiene reducida su movilidad. La mujer estaba cocinando algo en su vitrocerámica cuando la situación se descontroló. “La señora aseguraba que el calor saltaba de una placa a otra”, apunta el bombero, que reconoce que las explicaciones llegan a resultar confusas.

En cualquier caso, se produjo un incendio al prender la campana extractora que produjo una densa humareda. La señora pidió auxilio y unos vecinos se apresuraron a sacarles de casa: el marido se desplazaba en una mezcla de andador y silla, pero muy lentamente, aunque consiguieron sacarlo al descansillo  Más difícil fue afrontar el descenso de las escaleras porque ese edificio, como muchos del Barrio de las Flores, un barrio humilde, no cuenta con ascensor.

Acogido

Por eso cuando llegaron los bomberos al lugar, solo unos minutos más tarde, se encontraron con el octogenario en el segundo. “Lo que hicimos fue pedirle a uno de los vecinos de esa planta que lo acogiera mientras nosotros nos encargábamos del problema”, explicó el jefe de la dotación.

Pero resultó que cuando llegaron al tercero, uno de los residentes ya había apagado el fuego con un extintor. Ni siquiera había humo en el domicilio, porque habían abierto las ventanas para disiparlo.

Fue por eso que la intervención de los bomberos se limitó a verificar el sistema eléctrico para asegurarse examinar la campana e extracción en busca de cualquier rescoldo que pudiera generar un buen susto. Una vez concluidas estas comprobaciones, se fueron dejando en buena compañía. La de sus vecinos.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/coruna/comunidad-barrio-flores-salva-incendio-vecinos-octogenarios/20191106221724419141.html


© 2019 El Ideal gallego