Imprimir

Los clientes de Marineda City celebran que haya menos atascos, aunque se quejan de la señalización confusa

Redacción | 10 de mayo de 2015

Uno de los grandes beneficiados por la apertura al completo de la Tercera Ronda ha sido el centro comercial Marineda City, en donde han detectado un incremento de las visitas desde el estreno.

Uno de los grandes beneficiados por la apertura al completo de la Tercera Ronda ha sido el centro comercial Marineda City, en donde han detectado un incremento de las visitas desde el estreno. Sin embargo, muchos consumidores advierten a la dirección de los problemas que tienen para ubicarse en la infraestructura.
La carretera de Baños de Arteixo prácticamente ha dicho adiós a los atascos kilométricos para acceder a la gran superficie Marineda City. Si hasta el pasado mes de marzo era habitual soportar larguísimas colas para disfrutar de la oferta comercial y de ocio, desde que la Tercera Ronda se terminó con la apertura a la circulación del tramo intermedio el tráfico es mucho más fluido. Sigue habiendo retenciones en momentos puntuales, pero se ha notado un antes y un después.
Al menos así lo afirma la directora del centro comercial, Ana López, que asegura que la influencia “ha sido positiva”. “Del 14 de marzo al 14 de abril, es decir, en el primer mes desde la apertura se incrementaron las afluencias en un 30% y la media de aumento mensual está habitualmente en torno al 10 o 15%”, destacó la máxima responsable del área.
Tanto los trabajadores como los clientes son optimistas e “indican que han mejorado mucho los tiempos de traslado, sobre todo desde algunos municipios desde los que antes se tardaba más en llegar”. No obstante, hay una pega. “Hay consumidores que nos comentan que han tenido dificultades con la señalización de la Tercera Ronda, que en ocasiones les ha inducido a errores”, reconoce López.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/coruna/clientes-marineda-city-celebran-haya-menos-atascos-quejan-senalizacion-confusa/20150509233046240820.html


© 2020 El Ideal gallego