Imprimir

Anova rompe con Podemos y Esquerda Unida y no concurrirá a las generales

agencias santiago | 16 de Marzo de 2019

Gómez-Reino (Podemos), Corbacho (Alcoa), Díaz (EU) y Fernán Vello (Anova) | p. g. fraga
Gómez-Reino (Podemos), Corbacho (Alcoa), Díaz (EU) y Fernán Vello (Anova) | p. g. fraga

La imposición de la presencia de Yolanda Díaz como cabeza de lista en Pontevedra hizo encallar el acuerdo

Anova Irmandade Nacionalista anunció ayer que no concurrirá a las generales del 28 de abril después de no alcanzar un acuerdo con Esquerda Unida y Podemos Galicia para la reedición de la coalición al margen del partido instrumental En Marea, que se presentará en solitario.


La organización que encabeza el diputado Antón Sánchez apuntó que, tras no fructificar las negociaciones, “centrará sus esfuerzos en las próximas municipales trabajando en el espacio de la unidad popular”. “Lamentablemente no se dan las condiciones para que Anova pueda firmar un acuerdo semejante al que dio origen a la coalición En Marea” en las generales anteriores (2015 y su repetición en 2016), señaló Anova, a pocas horas del cierre en la medianoche de ayer del plazo para registrar coaliciones.


Las negociaciones que mantenían los tres socios de la coalición encallaron al poco de iniciarse los contactos, en los que participaron activamente el secretario xeral de Podemos Galicia, Antón Gómez-Reino, y la excoordinadora nacional de EU Yolanda Díaz, ambos próximos al líder del partido morado, Pablo Iglesias.


Además de diferencias discursivas y normativas que desde cierto sector fueron consideradas una involución respecto al llamado “Acuerdo de Mazarelos” alcanzado en 2015 para la creación de la primera coalición En Marea, el punto que terminó por hacer embarrancar las negociaciones fue la elección de los cabezas de lista. En un contexto en el que las encuestas apuntan a una pérdida de apoyos y con el número uno de A Coruña reservado para Gómez-Reino, el conflicto se derivó a Pontevedra, donde Podemos y EU querían colocar a Yolanda Díaz, que ocupó el dos coruñés en los años 2015 y 2016.

Sin escaño rotatorio
Pero la intención de los socios a nivel estatal suponía dejar a Anova sin posibilidades de conseguir representación, al no aceptarse tampoco un escaño rotatorio, una vía que sí se contemplaba en el acuerdo de 2015. De hecho, Anova sí tuvo ese año y en la repetición de las elecciones de 2016 el primer puesto por Pontevedra, que ocupó Alexandra Fernández, que protagonizó a lo largo de la legislatura un distanciamiento de sus compañeros de En Marea, a los que acusó de actuar como un “satélite” de Unidos Podemos.

Así las cosas, y ante la inmovilidad de las posturas de Unidos Podemos, Anova dio por cerrada la negociación y decidió que no se presentará a las generales. Es la primera vez desde que se fundó que el partido nacionalista decide dejar de pactar con fuerzas estatales para buscar un amplio frente popular de izquierdas, después de varias citas electorales en las que llegó incluso a suponerle (en las europeas pasadas cuando renovó su acuerdo con EU) la escisión de un pequeño sector (Cerna), ahora integrado en En Marea. Anova encara ahora unos meses clave para su futuro como organización, que atraviesa una delicada situación interna con parte de su militancia decantada por Villares.

De este modo, y a falta de que se confirme que la marca para la comunidad será la misma que la del Estado, Antón Gómez-Reino y Yolanda Díaz se perfilan como cabezas de lista por A Coruña y Pontevedra. Esta decisión supone mantener a la diputada Ángela Rodríguez, “Pam”, (Podemos) en el número dos pontevedrés. La candidata de Ourense en Común Ledicia Piñeiro ocuparía el uno por la provincia, mientras que el elegido en Lugo está en el aire. 

Por su parte, y ante esta situación, la Marea Atlántica insistió en que se abstendrá de participar en las generales en caso de que el espacio político no se mantenga “unido”, algo ya confirmado.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/galicia/anova-rompe-podemos-esquerda-unida-concurrira-generales/20190315220704400528.html


© 2019 El Ideal gallego