domingo 20.10.2019
PROSPECCIONES ÁRTICO

Científicos de Greenpeace alertan del peligro de las prospecciones en el Ártico

Las prospecciones sísmicas, realizadas a través de disparos con cañones de aire, para encontrar petróleo en el Ártico podrían lesionar gravemente a las ballenas y a otras especies marinas, denuncia un informe de la institución científica Marine Conservation Research realizado para Greenpeace.

Un activista de Greenpeace disfrazado como un oso polar protesta contra la extracción de petróleo en el Océano Ártico. EFE/Archivo
Un activista de Greenpeace disfrazado como un oso polar protesta contra la extracción de petróleo en el Océano Ártico. EFE/Archivo

Las prospecciones sísmicas, realizadas a través de disparos con cañones de aire, para encontrar petróleo en el Ártico podrían lesionar gravemente a las ballenas y a otras especies marinas, denuncia un informe de la institución científica Marine Conservation Research realizado para Greenpeace.

Portavoces de esta organización en España han alertado hoy de que la industria petrolera se está acercando cada vez más hacia está región prístina debido a que el cambio climático derrite ya grandes extensiones de hielo.

Una empresa noruega que opera al este de Groenlandia, en el entorno de la región que Greenpeace visitó con Alejandro Sanz en 2013, ha comenzado a mapear el lecho marino para encontrar posibles yacimientos de petróleo, ha asegurado la organización ecologista en un comunicado.

El método usado en las prospecciones consiste en "ejecutar disparos con cañones de aire que emiten pulsos de sonidos de 259 decibelios hacia el fondo marino, una intensidad que sería percibida por el ser humano como, aproximadamente, ocho veces más fuerte que un motor a reacción despegando".

"Está claro que el ruido de las prospecciones sísmicas tiene un impacto sobre las ballenas, ya que puede dañar su audición, la capacidad de comunicación y también desplazar a los animales, porque afecta a su comportamiento durante el buceo, la alimentación y los patrones de migración", ha declarado Oliver Boisseau, investigador senior del instituto Marine Conservation Research, que ha realizado el estudio.

"Cada vez hay más indicios de que esto podría causar graves lesiones, y que también puede alterar el éxito reproductivo de estos animales, aumentando el riesgo de varamientos o de quedar atrapados en el hielo", ha agregado Boisseau.

El barco rompehielos de Greenpeace, Arctic Sunrise, se encuentra actualmente de camino a la zona del mar de Groenlandia donde se realizan estas prospecciones para hacer un mapa del lecho marino y sus bolsas de petróleo con transectos de navegación de 7.000 kilómetros entre las latitudes de 70º y 80º norte del Círculo Polar Ártico.

Las maniobras, de carácter sísmico, se llevan a cabo en áreas cerradas y se superponen con "áreas de preocupación" señaladas por el gobierno de Groenlandia para la protección del narval, la morsa y la población en estado crítico de conservación de ballenas de Groenlandia, concluyen los ecologistas.

Comentarios