lunes 26/10/20

Un total de 986 personas murieron en las carreteras españolas en lo que va de año, 23 más que en 2016

El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, anunció que son ya 986 las personas fallecidas en las carreteras, 23 más que el año anterior en esta misma fecha, y de las que 38 eran ciclistas, seis más que en 2016.

Detalle de una colisión entre dos coches | str (efe)
Detalle de una colisión entre dos coches | str (efe)

El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, anunció que son ya 986 las personas fallecidas en las carreteras, 23 más que el año anterior en esta misma fecha, y de las que 38 eran ciclistas, seis más que en 2016.
Lo hizo en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso, en la que especificó que ninguna de las víctimas ciclistas perdió la vida en alguna de las 140 rutas ciclistas seguras que existen en España desde el mes de julio.
El director de la DGT reconoció que “cada vez cuesta más reducir el número de fallecidos” y apuntó a un estancamiento en el éxito de la lucha contra la siniestralidad.
“No es que nos sirva de consuelo, pero es justo constatar que nos estamos estancando, con lo que hay que trabajar más y estrujarse el cerebro para buscar la fórmula que consiga bajar la siniestralidad”, apuntó ayer Gregorio Serrano en el Congreso.


Recordó además los datos de siniestralidad vial del año pasado, en el que los accidentes de tráfico se cobraron la vida de 1.810 personas, 219 de ellas en vías urbanas, y dejaron 9.755 heridos graves.
En este sentido, quiso poner el foco en el incremento de un 18 por ciento de las muertes en vías urbanas en 2016, en las que casi el 50% de estos fallecidos pertenecían a los colectivos especialmente vulnerables: los peatones, los ciclistas y los motoristas.
Y aunque recordó que España se sitúa como el quinto país con menos siniestralidad vial en la Unión Europea, advirtió que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pronto los accidentes de tráfico serán la quinta causa de muerte en el mundo.

Conflicto con examinadores
Toda la oposición exigió al director general de Tráfico, Gregorio Serrano, que ponga fin de una vez a la huelga de examinadores que estos mantienen desde junio por un aumento salarial, una reivindicación que, según reiteró el responsable de la DGT, “no está en su mano” cumplir.
El conflicto de los examinadores de tráfico centró buena parte de la comparecencia de Serrano ante la comisión de Seguridad Vial del Congreso, donde también informó de las cifras de siniestralidad y las medidas adoptadas para evitar atropellos a ciclistas.
Pero fue el primer asunto, los paros de los examinadores, el que provocó las críticas más directas a la gestión de Serrano. “Le pedimos que actúe e intervenga y si no quiere, no puede o no sabe que lo deje en manos que quien quiera, pueda o sepa”, le dijo el diputado socialista Pablo Bellido.
Irene Rivera, de Ciudadanos, calificó el conflicto de “día de la marmota” en el que no hay ningún avance, a pesar de que el coste de la principal reclamación de estos funcionarios, los 250 euros en la nómina, es “ínfima”.
Con ella coincidió tanto el diputado de Podemos Jorge Luis Bailm, que ofreció la colaboración de su grupo para desatascar la difícil situación en la que están
“Modestamente hice todo lo que está en mi mano y lo que era de mi competencia, porque exigir a la DGT aquello que no tiene no es una postura viable”, dijo.

Comentarios