lunes 26/10/20

Un total de 87 bebés se beneficiaron ya de los bancos de leche materna en Galicia

Un total de 87 bebés se han beneficiado ya de los bancos de leche materna del Servizo Galego de Saúde, creados con el fin de proporcionar esta alimentación a bebés hospitalizados que, de forma transitoria o permanente, no pueden recibir la leche de su madre.

Una madre amamantando a su hijo | Sáshenka Gutiérrez
Una madre amamantando a su hijo | Sáshenka Gutiérrez

Un total de 87 bebés se han beneficiado ya de los bancos de leche materna del Servizo Galego de Saúde, creados con el fin de proporcionar esta alimentación a bebés hospitalizados que, de forma transitoria o permanente, no pueden recibir la leche de su madre.

Solo diez comunidades autónomas disponen en España de este tipo de bancos y Galiciay Andalucía son las únicas que cuentan con más de uno, informa la Xunta en un comunicado.

Desde su puesta en marcha el año pasado, 139 mujeres donaron su leche en los dispositivos del Sergas, situados en el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago y en el Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo.
Estos centros especializados son responsables de la promoción y apoyo a la lactación materna y de la recolección, procesamiento, control de calidad y dispensación de la leche.

Gratuito
Tanto la donación como la dispensación son gratuitas y se hacen bajo criterios médicos. En total, los profesionales que trabajan en los dos bancos de leche gallegos recogieron 490 litros, de los que ya se procesaron 370 y se dispensaron 272.

La leche materna tiene propiedades muy beneficiosas que tienen que ver con la transmisión de factores inmunoprotectores, antiinflamatorios y de crecimiento. Esto evita complicaciones como la enterocolitis necrosante y la infección invasiva. Además, mostró un mejor cociente de desarrollo en los prematuros alimentados con leche materna.

Las madres que desean donar leche materna, una vez verificados los criterios necesarios establecidos por el banco, son instruidas para realizar la extracción en su casa y conservarlo de forma segura y adecuada.
Sin romper la cadena de frío, transportan la leche congelada en neveras portátiles al banco, donde se comprueba que está en condiciones de ser procesada y almacenada para su distribución a los centros receptores. El tiempo máximo de almacenamiento es de tres meses. Se lleva a cabo un registro que permite mantener la trazabilidad de todo el proceso y se garantiza la confidencialidad de datos.

Tanto las donantes como los progenitores receptores firman consentimientos informados tras recibir la información por parte del personal sanitario. l

Comentarios