domingo 20/9/20

Solicitan informes sobre el ascensor del hospital que le aplastó la cabeza a una mujer

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, que investiga la muerte de Rocío Cortés, la joven de 25 años fallecida al sufrir un accidente en un ascensor del hospital Virgen de Valme de Sevilla

Familliares y amigos siguen el coche fúnebre que transporta los restos de Rocío Cortés | ep
Familliares y amigos siguen el coche fúnebre que transporta los restos de Rocío Cortés | ep

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, que investiga la muerte de Rocío Cortés, la joven de 25 años fallecida al sufrir un accidente en un ascensor del hospital Virgen de Valme de Sevilla capital, tomó ya declaración a varias personas con relación al siniestro y está recopilando diferentes informes por parte de la dirección del centro, la empresa fabricante del ascensor y la empresa encargada de su mantenimiento, al objeto de elaborar un atestado que no estará completo hasta dentro de “varios días”.
En paralelo, los investigadores están recabando informes acerca del ascensor en el que ocurrió el accidente, recurriendo para ello a la dirección del hospital, a la empresa fabricante de la maquinaria y a la encargada del mantenimiento.
Una vez reunida toda la información, según la Policía Nacional, los agentes elaborarán un atestado que será elevado al Juzgado de Instrucción Número uno de Sevilla, que abrió diligencias judiciales acerca de la muerte de esta joven de 25 años de edad llamada Rocío Cortés. No obstante, la Policía Nacional precisó que dicho atestado no estará listo hasta dentro de “varios días”.
Después de dar a luz a su tercera hija mediante una cesárea en el citado hospital sevillano, Rocío Cortés, de 25 años y residente en Dos Hermanas, estaba siendo conducida al área de planta, para lo cual un celador introdujo la camilla en uno de los ascensores del hospital. No obstante, el ascensor habría comenzado a subir en un momento en el que el extremo de la camilla donde reposaba la cabeza de la joven estaba fuera del habitáculo, lo que provocó que la cabeza quedase aprisionada contra las estructuras superiores, al elevarse el ascensor.
El avance de la autopsia determinó que la mujer murió como consecuencia de un “traumatismo craneal severo”, informó ayer el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).
El avance de la autopsia fue incorporado a las diligencias incoadas por el Juzgado de Instrucción número uno de Sevilla. En el documento, figuraría que el cráneo de la joven habría sufrido un “aplastamiento” entre el suelo y el dintel de la cabina del ascensor, al comenzar a elevarse el mismo en un momento en el que el extremo de la camilla donde descansaba la cabeza estaba fuera del habitáculo del ascensor.

Comentarios