jueves 22/10/20

El rey defiende una España “alejada del pesimismo” en los Princesa de Asturias

La ceremonia de la XXXVI edición de los Premios Princesa de Asturias se celebró en el Teatro Campoamor de Oviedo y el rey Felipe VI aprovechó su intervención para  reivindicar una España “alejada del pesimismo”. 

Hugh Herr saluda tras recoger su galardón	e. alonso
Hugh Herr saluda tras recoger su galardón e. alonso

La ceremonia de la XXXVI edición de los Premios Princesa de Asturias se celebró en el Teatro Campoamor de Oviedo y el rey Felipe VI aprovechó su intervención para  reivindicar una España “alejada del pesimismo”. 
A pesar de que la próxima semana va a resultar decisiva, con una ronda de contactos con los diferentes partidos políticos que podría desbloquear la actual situación política nacional, el discurso del Rey de este año apenas tuvo referencias a ese escenario. Felipe VI está coincidiendo estos días en Asturias con el presidente del Principado, Javier Fernández, que está ahora mismo llevando las riendas del PSOE a nivel nacional. 
La gala volvió a contar con un estricto control en los horarios y una meticulosa organización. Uno a uno fueron llegando los premiados, trasladados en los coches de la Fundación.
La galardonada con el Premio de Ciencias Sociales de este año, Mary Beard, fue la primera en pisar la alfombra azul, en una de las llegadas más divertidas que se recuerdan en los últimos años. Saludando a unos y a otros mientras se acercaba al teatro con una amplia sonrisa y posando para los fotógrafos. Añadió además un peculiar caminar, como queriendo destacar sus llamativos zapatos de color rosa que lucía pocos días después del Día Mundial Contra el Cáncer de Mama.
Muy aplaudida fue también la llegada de Nuria Espert (Artes) y de Javier Gómez Noya (Deportes), al igual que el Premio de Investigación Científica y Técnica, el norteamericano Hugh Herr, quien llegó a la alfombra azul en pantalones cortos, con sus piernas biónicas al aire. 
La reina Sofía se fue a su palco, desde donde, un año más, siguió muy atentamente la ceremonia, mientras que Don Felipe y Doña Letizia entraron dirigiéndose a la mesa presidencial, en medio de una gran ovación con la que comenzó el acto. 
Tras escuchar a los premiados, el rey Felipe VI pronunció su discurso. Se ocupó en reivindicar la razón de ser de los Premios Princesa de Asturias, que nacieron “como un sentido acto de afirmación cívica de la cultura frente a la ignorancia”. Además, el monarca explicó que nacieron también por un sentimiento de “amor profundo a Asturias y a toda España”.
“Nacieron con el deseo de que el alma de esta tierra fuese un referente para todos. Nacieron con la voluntad de afirmar una España que, como dijo Unamuno, tiene que ser de brazos abiertos; una España alejada del pesimismo, del desencanto o del desaliento, fiel a su irrenunciable afán de vivir y orgullosa de lo que somos, de lo que junto hemos conseguido, que ha sido mucho y admirable; y seguros de nosotros mismos, porque un pueblo que quiera, respete y ampare la cultura nunca le temerá a su futuro”, remarcó.
Una vez que terminó su discurso, la Banda de Gaitas Ciudad de Oviedo interpretó el himno de Asturias y los galardonados abandonaron el escenario, dirigiéndose por el pasillo central hacia la puerta principal. Sin embargo, uno de ellos tuvo que dar la vuelta. Fue el escritor Richard Ford, que se dio cuenta de que se marchaba sin su diploma. No dudó en correr para recuperarlo.  Posteriormente, y después de esa anécdota, tal y como sucede todos los años, el Rey declaró clausurado el acto y convocó los premios Princesa de Asturias 2017.
Por su parte, el triatleta Javier Gómez Noya, cinco veces campeón del mundo, recibió el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2016. “Este premio es agradecimiento a una trayectoria con muchos obstáculos en el camino. Este año ha sido difícil, pero hay que sobreponerse y ya pienso en la próxima temporada que espero sea exitosa”, recalcó. Mientras, el rey dijo que Gómez Noya es un “símbolo de los mejores valores del deporte y un verdadero orgullo para sus raíces gallegas y para toda España”. n

Comentarios