miércoles 20.11.2019

La primera borrasca de gran impacto de la temporada, Amelie, deja vientos de 160 por hora en Galicia

Las ráfagas de aire y las fuertes lluvias provocaron más de un centenar de incidencias en la comunidad
La lluvia hizo acto de presencia en todas las provincias de la comunidad gallega l  | eliseo trigo (efe)
La lluvia hizo acto de presencia en todas las provincias de la comunidad gallega l | eliseo trigo (efe)

Amelie es la primera borrasca de gran impacto de la temporada 2019-2020 que afectó a Galicia, y dejó vientos de hasta 160 kilómetros por hora en la comunidad. Todo el territorio de costa activó el aviso amarillo por fuertes vientos ayer.

Meteogalicia informó de que las rachas de viento superaron los 70-80 kilómetros por hora en muchos puntos de Galicia y que el más intenso (160 kilómetros/hora se produjo en la localidad viveirense de Penedo do Galo a las 00.20 horas.

La misma institución comunica que hoy el nivel de alerta aumentará hasta naranja, lo que significa que la costa gallega experimentará fuertes vientos y oleajes. Además, la alerta amarilla se extiende también al litoral coruñés y a determinados puntos del interior de Lugo y Ourense.

Estas intensas rachas de viento y olas elevadas, que también se repetirán durante la jornada de mañana, vienen determinadas por las bajas presiones que continúan sobre las islas Británicas.

Las localidades de Poio  y Folgoso do Courel fueron los puntos en los que más lluvia cayó ayer con 32,5 y 31,3 litros por metro cuadrado, respectivamente.

Según los datos de Meteogalicia, a lo largo de  la jornada que dejó lluvias en la práctica totalidad de la geografía gallega, el interior de la provincia de Pontevedra fue otro de los puntos más castigados por las precipitaciones. Así, en Fornelos de Montes cayeron 27,6 litros por metro cuadrado mientras que en Rebordelo –Cotobade–, 26,6.  

Sin daños personales

Ayer, el viento y la lluvia provocaron desde medianoche hasta las 06.00 horas casi 150 incidencias en Galicia, sobre todo en el norte de las provincias de Lugo y A Coruña, sin que se hayan registrado daños personales, según el Centro Integrado de Atención a las Emergencias (CIAE) 112 de esta comunidad.

La mayoría de los avisos han sido por caída de árboles, ramas, piedras en las carreteras, contenedores, postes de alumbrado, de telefonía, vallas, tejas y carteles publicitarios, entre otros objetos.

Por provincias, la más afectada fue la de A Coruña con 70 incidencias, seguida de la de Lugo con 31, la de Pontevedra con 30, y seis contabilizados en la provincia de Ourense.

En el término de O Corgo (Lugo), un conductor solicitó ayuda al 112 debido a que chocó contra un árbol, sin que finalmente necesitara asistencia sanitaria.

En Vilasantar  una familia, cuyos miembros resultaron ilesos, también pidió ayuda al 112 al indicar que habían sufrido un accidente debido a un árbol caído, a su paso por la carretera DP-3205, en San Vicenzo de Curtis, también en la provincia coruñesa.

Incidencias similares se produjeron a lo largo de toda la cornisa cantábrica. Así, rotección Civil recibió ayer en Cataluña 583 llamadas alertando de incidencias ocasionadas por el fuerte viento, sobre todo desde la comarca tarraconense del Baix Camp, temporal que dejó sin suministro eléctrico a 5.220 abonados.

También en Gijón, Amelie dejó ayer árboles caídos, calles cortadas y destrozos en el mobiliario urbano, informó el ayuntamiento. El servicio de prevención, extinción de incendios y salvamentos de Gijón atendió casi un centenar de incidencias.

En Castilla y León, el servicio de emergencias gestionó más de noventa incidentes, sin daños personales graves, relacionados con el viento desde hasta las 20.00 horas de ayer, informaron fuentes del organismo.

Comentarios