domingo 29.03.2020

La Policía Nacional señala que el sector del juego cumple las normas

“No vemos ningún gran problema social”, afirma el jefe del servicio dedicado a controlar el azar y las apuestas
El jefe del Servicio de Control de los Juegos de Azar de la Policía Nacional, Javier Molinera | paco campos (efe)
El jefe del Servicio de Control de los Juegos de Azar de la Policía Nacional, Javier Molinera | paco campos (efe)

El sector del juego cumple las normas; policialmente no vemos ningún gran problema social”. Lo afirma tajante el jefe del Servicio de Control de los Juegos de Azar y Apuestas de la Policía Nacional, el cuerpo que vigila desde hace 43 años que jugar y apostar en salas o casinos sea totalmente seguro.

Javier Molinera lleva al frente de este servicio siete meses tras la jubilación de su predecesor, que puso en marcha una brigada especial cuando se despenalizó en España el juego en 1977.

Cuatro décadas después, el escenario ha cambiado –solo los salones de juego suman ya más de 3.000–, pero la misión de la Policía sigue siendo la misma: controlar que el sector cumpla las normas y que no sea ensuciado con actividades delictivas como los amaños de apuestas, las estafas o el blanqueo. “Trabajamos para que el jugador que responsablemente juega sepa que accede a una actividad lúdica y segura, que sepa que no le van a engañar”, destaca Molinera.

Y en ello está este servicio de control, integrado por 13 agentes y tres grupos operativos especializados y con sede en Madrid, aunque esta “unidad” cuenta con otros 85 efectivos en diferentes provincias.

En pleno debate sobre una nueva regulación del sector que tiene casi lista el Ministerio de Consumo y que afectaría sobre todo a la publicidad con el objetivo de proteger a los menores, el inspector jefe Molinera aclara que la problemática del juego es compleja por la amalgama de normas diferentes a las que está sujeta.

Regulación

El Gobierno tiene la competencia en los juegos de azar en línea (apuestas, juegos de casino, maquinas de azar, póquer y bingo), además de en los juegos que se producen en todo el territorio (como las Loterías y Apuestas del Estado y la ONCE), mientras que las comunidades son competentes en los de su ámbito territorial, como las casas de apuestas presenciales y los salones de juego.

Con 17 regulaciones sobre la mesa, más las propias de cada actividad –hay normas para las máquinas recreativas y otras para los casinos–, Molinera deja claro, en una entrevista, que las 3.000 salas de juego “no son incumplidoras” con la norma.

“Si existe un problema y la comunidad autónoma lo remedia, el sector no se queja ni piensa que se vulneran sus derechos”, opina el inspector jefe.

Comentarios